tacos marco collage abre

En Avenida Rayón 351, hay un lugar que representa mucho de lo que es Ensenada, Baja California. Ahí habita Marco Antonio, un hombre que al lado de su padre, Don Tino, desarrolló un negocio de conservas, Empacadora Marco Antonio, que llegó a dar trabajo a más de 120 personas. Por desgracia, con el embargo atunero, la empresa terminó por diluirse. Pero es en tiempos de crisis cuando la voluntad se desarrolla, “a buen hambre no hay pan duro”, dice el refrán.

Poco a poco y con mucha creatividad, Marco Antonio decidió, hace 12 años, poner una carreta en la cual se vendían tacos de tres tipos de guisado. Y la gente comenzó a llegar. Su fama se fue extendiendo en la Cenicienta del Pacífico.

Uno de los hijos del emprendedor, llamado igual que su padre, estudió gastronomía y fue cuestión de tiempo que aquella carreta se convirtiera en un restaurante familiar. Hoy en día, ofrece 17 guisos originales y sabrosos que han conquistado el gusto de los paladares más exigentes; chefs, nacionales e internacionales, así como críticos gastronómicos de periódicos de la talla del New York Times, han sucumbido ante las delicias del lugar.

Tacos marco cierra

Quizás el secreto de este gran éxito radica en la sencillez que rodea a Marco Antonio y a su restaurante. No hay parafernalias ni poses. Es un local en que se respira calidez, cotidianidad y camaradería. La gente dice que el sabor de la comida y la innovación, -cuyo mejor ejemplo es el Ramses, un taco de pescado empanizado con camarones bañados en crema de chipotle-, son el sello de la casa... Y tienen razón.